Ideas

“Vinos y Sabores de Chubut” una invitación a conocer los viñedos y bodegas más australes de la Argentina

El viernes 24 de noviembre, en el marco del Día del Vino Argentino, el Gobierno del Chubut, a través del Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas, presentó el programa “Vinos y Sabores de Chubut” un proyecto que reúne emprendimientos enoturísticos de la provincia distribuidos en las regiones Costa, Estepa y Andes. Entre los objetivos principales […]

El viernes 24 de noviembre, en el marco del Día del Vino Argentino, el Gobierno del Chubut, a través del Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas, presentó el programa “Vinos y Sabores de Chubut” un proyecto que reúne emprendimientos enoturísticos de la provincia distribuidos en las regiones Costa, Estepa y Andes.

Entre los objetivos principales del programa se encuentran: integrar la oferta turística enoturística de la provincia; impulsar que los turistas conozcan los manjares típicos, reconozcan ingredientes, preparaciones y se acerquen a la cultura local a través de sus platos típicos y festivales gastronómicos.

Chubut es una de las provincias enoturísticas más australes y jóvenes de la Argentina, y sus atributos diferenciales son las experiencias enoturísticas boutique, la producción artesanal y los procesos de elaboración orgánicos. 

La provincia tiene una breve, pero muy interesante historia vitivinícola, además de un futuro prometedor que cautiva a miembros de la industria y a consumidores. Se trata de una de las regiones vitivinícolas más australes del mundo y la más nueva de la Argentina, teniendo en cuenta que en agosto del 2017 se aprobó la ley de Chubut como provincia vitivinícola. 

La producción de vid en Chubut se despliega por todo el territorio desde la costa este, atraviesa la zona central y llega hasta los valles cordilleranos. Por el clima extremo, las cepas que mejor se dan son aquellas de ciclos cortos. Los orígenes de esta actividad tienen como antecedentes los inmigrantes italianos y españoles, quienes con las uvas de sus parrales comenzaron a elaborar vinos caseros en distintos lugares de la provincia.

 

Una característica de la producción chubutense es que la misma se realiza en parcelas de chacras en las que se trabaja a pequeña escala. Por otro lado, la gran amplitud térmica, el clima frío y los vientos colaboran con la sanidad de las uvas y favorecen una maduración de las cepas con una acidez natural que aporta mucha frescura y equilibrio. A ello se le suma la gran diversidad de suelos y las distintas alturas sobre el nivel del mar, que se traducen en una enorme gama de estilos de vinos.

Según un informe del INV de junio de 2018, el 75% de la superficie cultivada con vid corresponde a las variedades Pinot Noir y Chardonnay, que son además las que mayor crecimiento han registrado en los últimos años. Entre las tintas, también se destaca el Merlot, mientras que el Malbec es poco utilizado. 

Las experiencias 

En el Noreste de la Provincia, a media hora del aeropuerto de Trelew y distante a sólo 80 km. de la ciudad de Puerto Madryn, se encuentra Gaiman, una maravillosa localidad contenida por las terrazas o bardas de la meseta patagónica y surcada por las aguas del Río Chubut. 

Gaiman es sinónimo de Cultura Galesa, esto se debe a la proeza que realizaron más de 150 galeses a bordo del velero “Mimosa”, cuando decidieron luego de diversas tratativas diplomáticas, emprender su viaje desde Liverpool a la Patagonia Argentina, en busca de libertad para su lengua, su fe y su trabajo.

Con el correr de los años otras corrientes migratorias europeas y sirio-libanesas fueron arribando a la zona, lo que han hecho de Gaiman un verdadero crisol de culturas reconocida como un “Pueblo Auténtico” por sus características únicas. 

Dentro de las actividades productivas, la vitivinicultura es una de las que ha comenzado a desarrollarse recientemente. En la actualidad son siete los viñedos de la localidad y la mayoría tienen vides de Malbec y Pinot. 

 

Para conocer algunos detalles más de esta imperdible experiencia de la voz de sus protagonistas Palabras dialogó con Christian Fernándes, propietario de “Las Bardas”, ubicada en el Kilómetro 1.473 de la Ruta Nacional Nº 3, al sur de Trelew.

 

¿Cómo es ser una de las 13 bodegas elegidas para formar parte de conocer Chubut a través de todo lo que es su producción vitivinícola?

Muy gratificante y todo un desafío por lo novedoso que es que Chubut está elaborando vinos. Somos la última provincia de Argentina donde se han encontrado varietales nuevos, tanto en la costa como en la cordillera, lo que está despertando mucho interés entre los argentinos y los extranjeros que viajan por nuestra provincia.

Chubut es fauna y flora, es paisaje y gastronomía y ahora también vino y aceite de oliva. Es importante para nosotros, para el país también, complementar la acción turística que se estaba haciendo sumando estas alternativas. 

Somos una provincia de colonizaciones galesas, principalmente, españolas e italiana y en el lado cordillerano de Alemania, Suiza y alrededores. Todo eso hace que la cocina de Chubut tenga una impronta muy interesante para el que viene, sin nombrar nuestro producto más importante: el cordero patagónico, y ahora a toda esa maravilla le sumamos nuestros vinos.

¿Cómo inician el proyecto de Las Bardas?

Nosotros comenzamos en 2018 con un proyecto de vitivinicultura con ciertos varietales, probando, porque esta es una zona nueva, estamos arriba de la meseta del valle inferior del río Chubut, a 11 kilómetros de Trelew, tenemos toda la vista desde arriba pegado a La Barda del valle, Trelew, Gaiman y Rawson, lo que lo hace un lugar único para la zona.

 

¿Qué es lo que caracteriza al vino chubutense? 

Aquí en el lado de la Costa somos los más nuevos, más aún que en la zona cordillerana, y se nos ha dado muy satisfactoriamente lo frutal. En el syrah, por ejemplo, se sienten muchas frutas, no parece el típico syrah de poder, lo otro que nos distingue mucho es el color, tenemos unos colores en la gama del fucsia muy llamativos. Obviamente, la acidez aparece, son plantas jóvenes, son viñedos jóvenes, y es también algo muy distintivo de la zona.

Estamos en evolución. Ya tenemos la segunda vendimia para embotellar en unos días más. Tuvimos nuestra primera experiencia con el torrontés, que nos dio muy bien, estamos muy contentos con eso, y por eso la estancia principalmente se va a dedicar al syrah y al torrontés.

¿Un sueño, una expectativa?

Nosotros estamos camino a Punta Tombo, la pingüinera,  siempre mi idea era sumar un motivo más para  ir a Punta Tombo: Voy a visitar los pingüinos y después me tomo un vino en la zona, o como el Cordero Patagónico. Eso es lo que quiero ir trabajando porque soy parte de la ruta hacia ese lugar, hacia ese destino. 

Lo que estoy tratando de hacer es generar una experiencia: Vení, comé lo que yo hago, lo que producimos, porque el cordero también es nuestro, y andate satisfecho y relajado. 

Mi sueño es que el que nos visite se vaya diciéndome: Gracias, la pasé muy bien, me voy contento. Por más que haya viento, por más que esté nublado, no importa cómo esté el clima afuera, te vas a ir contento, con una sonrisa eso está asegurado. Música, cultura, gastronomía, un conjunto de acciones que se pueden hacer cuando vos tenés un lugar como este que es bellísimo. 

Lo más importante que tiene Chubut es que es una provincia que de mar a cordillera tiene 500 kilómetros, y la ruta 25, que es la principal y la cruza, te permite justamente recorrer viñedos desde el mar a la cordillera. Entonces, el turista que quiera cruzar Chubut tiene la propuesta haciendo un recorrido de viñedos. Falta, somos nuevos, pero se está dando, que es lo más importante.

Cuando arranqué con esto me dijeron no, no se te va a dar. La realidad es que con agua y produciendo.  poniéndole ganas y laburo, las cosas salen. 

 

¿ Qué es lo que van a encontar quiénes se acerquen a Las Bardas?

Este año abrimos nuestro espacio para ofrecer un almuerzo con degustación, y un tiempo para que se relajen quienes nos visitan, brindamos un recorrido por el viñedo, bebiendo el pinot noir de la estancia, y luego ofrecemos una tabla de quesos de la zona, degustando nuestro syrah, Como cierre  se brinda un cordero patagónico realizado por nuestros asadores, con vegetales a la parrilla y de postre un flan casero, con dulce de leche y crema. Esto arranca a las 12 del mediodía y termina al caer la tarde, y a la hora de la despedida, como te dije antes, el visitante se va con una sonrisa, eso está asegurado.

 

Contacto. 📲 280 4 97 20 00

Mail: reservaslasbardasvid@gmail.com
Instagram : estancialasbardadvid