Entrevistas

Santiago do Rego: “Los desarrollos de la IA están marcando el pulso, hay que ajustarse, sin esa cosa apocalíptica de estas computadoras van a cobrar vida y nos van a aniquilar”

Creador, productor ejecutivo y conductor de TN Tecno, junto a Federico Wyemeyer, hace 15 años, Santiago do Rego es uno de los referentes indiscutibles del periodismo sobre tecnología de Argentina, un universo que hoy cruza todos los temas, apasiona a millones y se desarrolla a una velocidad que, muchas veces, desafía nuestra capacidad de comprensión […]

Creador, productor ejecutivo y conductor de TN Tecno, junto a Federico Wyemeyer, hace 15 años, Santiago do Rego es uno de los referentes indiscutibles del periodismo sobre tecnología de Argentina, un universo que hoy cruza todos los temas, apasiona a millones y se desarrolla a una velocidad que, muchas veces, desafía nuestra capacidad de comprensión y análisis. 

Para conocer cómo es hacer periodismo tech desde el sur del mundo, Palabras dialogó con Santiago do Rego.

 

¿Cómo es estar frente de un programa que hace 15 años habla de lo último? ¿Cómo se hace un balance entre tradición, trayectoria y seguir manteniéndose en punta con la innovación?

Cuando empezamos la verdad que no había mucho de lo que a nosotros nos gustaba. No había un espacio que hablara de tecnología. Luego se fue multiplicando, y ahora es un punto que está metido en todos los demás temas, que cruza todas las temáticas.  Entonces, un poco seguimos siendo medio un bicho raro porque hacemos un programa que es solo de tecnología.

Pasamos de que no hubiera nada, a que salieran otros programas de tecnología, que eran competencia, y estaba buenísimo porque cuando todos los canales empiezan a tener un programa de tecnología, vos que estás en uno, empezás a ser un poco más necesario que antes. Después, cuando pasó el tiempo, la tecnología se cruzó con todos los otros temas, y los programas específicos empezaron a desaparecer, así que otra vez quedamos medio solos. 

Para nosotros es súper normal estar actualizados, estar leyendo todo el tiempo lo que viene de afuera. Nos gusta contar eso y tener un público tan amplio como el que tiene TN, que va desde mi mamá a un chico que creció con nosotros . 

En Argentina Game Show o en Comic Con, nos cruzamos muchas veces con gente que nació con nosotros. Eso es muy loco. De pronto hablas con un chico de 15, 16, 17 años que te conoce desde que nació, y eso está bueno porque te da una perspectiva de lo que fuiste haciendo y de que seguís siendo una referencia para enterarte de lo que pasa.

 

 

¿Y cómo es esto? Recién decías “leer lo que viene de afuera” ¿cómo es hacer periodismo sobre tecnología y sobre el universo que la rodea desde la Argentina?

Argentina siempre está lejos de los centros generadores de noticias de tecnología. Por supuesto que estamos informados y por supuesto que hoy es más fácil que hace 15 años tener toda la data y la info que llega, porque hace 15 años ni siquiera tenías redes sociales. Había una velocidad en la llegada de la información que era muy distinta a la que tenés ahora. 

Ahora te llega todo, las conferencias en general se transmiten por streaming, antes tenías que ir personalmente, tenías que estar ahí  viendo una presentación, una conferencia. Ahora en general se streamea, así que está disponible para todos. Y un poco nuestro trabajo, es traducir y bajar todo eso.  Plantear: “Me parece que las tendencias van por este lado. Me parece que lo que se va a ver en el próximo año o el otro va por este lado”.

Por supuesto, nos gusta estar donde pasan las cosas. Nos gusta viajar y nos gusta ir a las ferias, nos gusta ir a las presentaciones, porque no hay comparación con estar en el lugar donde se está generando la info. Pero eso te pasa con el periodismo en general: que de alguna manera es estar en el lugar donde pasan las cosas.

 

¿Cómo se hace para manejar ese estar y hacer periodismo en un universo donde las novedades, en general, surgen de la mano de inmensas corporaciones? ¿Es complicado decirle a Samsung que su última propuesta no es tan buena o es innecesaria?

Yo soy un convencido que siempre que comunicás tenés que tener amabilidad y elegancia, más allá de que las cosas que veas pienses que no van a funcionar. Son muchos años y ya te das cuenta cuando hay algo que está, nosotros decimos, hypeado, sobredimensionado, sobre manejado. Entonces uno dice esto no va a ocurrir, o este producto no va a funcionar. 

Igualmente, las empresas son bastante amables en eso. No es que se van a tomar mal que vos de pronto agarres un producto y digas que estas cosas son buenas y estas cosas son malas. De hecho , eso en general es un poco eso lo que tratamos de hacer.

Además, para que un producto salga al mercado requiere una cantidad de testeos y un proceso de desarrollo y de investigación tan largo, que es raro que salga algo que sea un desastre absoluto a la calle. Puede ocurrir, obviamente, y ahí nuestro rol es marcar lo bueno y lo malo. 

Me parece que tenés que ir caminando por el medio, ir marcando lo bueno y lo malo. Porque el tipo que te escucha pretende que vos le lleves información y le cuentes lo que pasa. No soy muy partidario del comentario editorial. Todo bien por los que lo hacen. Yo te doy mi opinión, por supuesto, pero trato de moverme por el medio.

En esa línea también te cuento cuando lo que hago es una acción comercial, como cualquier referente que sale en un aviso en la televisión. Ahora, cuando viene Samsung y me da un celular,  yo te voy a marcar lo que está bueno y lo que está malo, y la gente también me mira porque está esperando que yo le marque lo bueno y lo malo.

 

¿Cómo se hace, en un país eternamente en crisis, ese recorte?

Es difícil. Yo veo los precios de los celu y no lo puedo creer, que un celu salga arriba de dos palos, es una locura,  Te pasa eso y también que no tenés referencia, ni siquiera podés saber el precio, porque yo grabo un review hoy y sale dentro de dos semanas y para ese entonces el precio cambió.

Por eso siempre tratás de dar una orientación y de ser todo lo abarcativo que se pueda marcando algunas cuestiones que puedan ser útiles. No todo el mundo se compra un Mercedes-Benz, pero a muchos nos gusta ver videos de Mercedes-Benz. porque es fabuloso el diseño, el producto y demás. Entonces uno también tiene que marcar eso. “Este es el tope de gama, esta es una gama media, esta es una gama media-baja, este es un producto que tiene una relación precio-calidad muy óptima”.

A mí me escriben tanto en Instagram como en Twitter, como en Facebook y demás todo el tiempo.  La gente me dice “Santi estoy entre este y este celu” o “Me quiero comprar un celu pero no quiero quebrar”. Ahí los tratás de guiar, fijate más o menos qué rango de precios estás dispuesto a pagar. En ese rango tenés esta marca, esta y esta. Yo siempre trato de dar dos o tres marcas. Fijate lo que te gusta. Anda a un local, agarralos, tenelos en la mano. Fijate qué te parecen a nivel diseño también, porque juega mucho lo emocional cuando vos te compras un producto de estos.  El celu se ha convertido en un dispositivo indispensable. Todo el tiempo en la mano, lo usás para absolutamente todo. Uno le pone mucha carga a la elección de ese dispositivo que te va a acompañar unos años y que va a tener todo: tus recuerdos, tus fotos, tu laburo, tu diversión, de todo. Todo va a pasar por ahí. Tu comunicación con tus amigos, con tu comunidad, con tu gente. Me parece que ahí también tenés que darle las pautas como para que el tipo elija lo mejor que pueda. 

Recién hablabas de cómo la tecnología cambió la forma de relacionarnos con el otro, con el mundo, con las noticias, con todo. ¿Qué es de lo que estuvieron viendo, lo que te parece que se viene?

Los desarrollos de la inteligencia artificial son los que están marcando el pulso del avance tecnológico. Es el gran avance, la gran movida en este momento, no es lo que se viene, es lo que ya está y a lo que hay que ajustarse y adaptarse, sin esa cosa apocalíptica de “esto nos va a sacar el laburo”, o “estas computadoras van a cobrar vida y nos van a aniquilar”. Me parece que ahí es donde están los avances y los desarrollos hoy y el desafío es comprenderlos y comunicarlos.