La artista Gina Lollobrigida, quien saltó a la fama en la década de 1950 como actriz y más tarde se convirtió en fotógrafa y escultora tras alejarse del mundo del cine, murió a los 95 años.

Nacida el 4 de julio de 1927 en una familia de clase trabajadora en una zona montañosa pobre al este de Roma, escultura y luego tuvo su oportunidad en el mundo del cine después de terminar tercera en el concurso de belleza Miss Italia de 1947.

Una de sus primeras actuaciones fue como Gemma, la infeliz adúltera en la película «La Provinciale» de 1953 del director Mario Soldati.

Saltó a la fama en Italia con los papeles principales en dos comedias italianas de Luigi Comencini: «Pan, amor y sueños» y «Pan, amor y celos».

Un papel junto a Humphrey Bogart, en la película «La burla del Diablo» de 1954 de John Huston, selló su fama mundial y en 1955 hizo la que se convirtió en una de sus películas emblemáticas, «La mujer más bella del mundo».

Pero a pesar de actuar junto a otras estrellas estadounidenses como Frank Sinatra y Burt Lancaster, nunca desembarcó del todo en Hollywood y prefirió trabajar más cerca de casa, haciendo películas durante la década de 1960 con directores como Mario Bolognini.

Quizás su última película conocida fue «Buona Sera, Mrs. Campbell», del director Melvin Frank, que también protagonizaron Phil Silvers, Peter Lawford y Telly Savalas.