Una aventura en el Nuevo Mundo, cuando Argentina no era aún Argentina y los adelantados españoles llegaban al Río de la Plata en busca de las Sierras del Rey Blanco, luego de la frustrada fundación de Don Pedro de Mendoza; con el fin de descubrir las minas de plata que supuestamente allí había.

Dorien D’Auberg pone pie en estos nuevos territorios cargando sobre sus hombros una misión muy especial que involucra la salvación de su familia. Con ayuda de su compañero Diego de Almada, intentaran vencer la maldición de una melodía endemoniada; y lo lograrán al precio de que se descubra el gran secreto que al protagonista le está vedado revelar si quiere alcanzar sus objetivos.

«La melodía de los siete paraísos» se encuentra disponible únicamente en formato digital. Es una novela fantástica de época. La autora editó previamente tres libros en formato físico: «Alegorías», «Hijos del manantial» y «Paisajes internos». Ganó el primer Premio en la Editorial de los Cuatro Vientos con el cuento «La mujer deforme» del libro «Alegorías».

Marisa Emilce Arana hace más de 24 años que ejerce con pasión la docencia en escuelas públicas.

 Acerca de Marisa Emilce Arana:

Nació en Buenos Aires, Caba, en el barrio de Barracas, en 1965. Su curiosidad por las letras la llevó a escribir desde los seis años. Cursó el nivel primario en el colegio «Fray Justo Santa Maria de Oro» del mismo barrio. Luego se muda con su familia a Avellaneda, y cursa la secundaria en el Normal «Prospero G. Alemandri». Cursó en el Ines N° 1 » Alicia Moreau de Justo» y se recibió de Profesora de Castellano, Literatura y Latín. En el año 1995 decidé instalarse en Villa Gesell y comienza a ejercer la docencia en un Instituto privado, el Instituto Juan Luis Vives, especializado en formar maestros mayores de obra. Trabajó en varias escuelas públicas.

En el año 2012 se muda a Tandil donde reside actualmente y continúa trabajando en escuelas públicas del distrito, como la Técnica 5. Tiene 24 años y 8 meses de antigüedad como docente y está próxima a jubilarse. Marisa Emilce Arana tiene mucho que contarnos.