El director de orquesta y pianista argentino-israelí, Daniel Barenboim, anunció hoy su dimisión como director musical de la Ópera Estatal de Berlín «debido a persistentes problemas de salud».

«Desgraciadamente, mi estado de salud empeoró significativamente en el último año», dijo Barenboim en un comunicado citado por la agencia de noticias AFP. Y agregó que por esa razón ya no puede «ofrecer el rendimiento que se espera con razón de un director musical».

El músico, de 80 años y que ocupaba el cargo desde 1992 y tenía contrato hasta 2027, dijo que su decisión de dimitir será efectiva el 31 de enero.

En octubre pasado y tras haber renunciado a varios compromisos por problemas de salud, Barenboim había anunciado que padecía una «enfermedad neurológica grave». No obstante, retomó la batuta para dirigir la 9ª Sinfonía de Beethoven en dos conciertos de Año Nuevo el 31 de diciembre y el 1 de enero, ante una Staatsoper abarrotada que le ovacionó.

«A lo largo de los años, nos hemos convertido en una familia musical y seguiremos siéndolo», dijo en su comunicado. Y agregó: «No hace falta decir que seguiré -mientras viva- muy vinculado a la música y que estoy dispuesto a seguir dirigiendo, también y especialmente con la Staatskapelle Berlín».

Nacido en la Argentina, Barenboim debutó internacionalmente como pianista a los diez años, antes de convertirse en un destacado director de orquesta. También creó una fundación y una orquesta para promover la cooperación entre los jóvenes músicos de Israel y los países árabes.