Placeres

Ñoquis en año bisiesto: tradición, lugares y especiales para celebrar a un clásico de las pastas

«Cada 29 del mes, los argentinos tenemos la costumbre de hacer ñoquis y poner debajo de cada plato un billetito, como decían los abuelos. Este año, hay un 29 más para atraer la suerte y comer rico», dice Alejandro Ballabeni, cabeza de Broccolino, uno de los ristorantes italianos más reconocidos de Argentina. Como tantas otras […]

«Cada 29 del mes, los argentinos tenemos la costumbre de hacer ñoquis y poner debajo de cada plato un billetito, como decían los abuelos. Este año, hay un 29 más para atraer la suerte y comer rico», dice Alejandro Ballabeni, cabeza de Broccolino, uno de los ristorantes italianos más reconocidos de Argentina.

Como tantas otras costumbres y platos los ñoquis llegaron al Río de la Plata con las corrientes migratorias de principios del siglo XX, y al igual que el dulce de leche, el asado o la milanesa napolitana hay varias explicaciones de sus orígenes, pero la tradición es la misma: Los 29 se preparan los ñoquis y antes de empezar a comer, se coloca debajo de cada plato un billete. El ritual simboliza el deseo de atraer suerte, trabajo y prosperidad y que durante el próximo mes haya abundancia y no falte el dinero.

En cuanto a los orígenes de esta costumbre la historia más usual cuenta que surge en la región de Veneto, en el noreste de Italia en el siglo VIII, cuando un joven San Pantaleón, que predicaba y curaba enfermos en el área, va a comer a la casa de una familia de pescadores, quienes comparten con él sus únicos 7 ñoquis. Era un 29 de diciembre, y la historia afirma que cuando los anfitriones levantaron el plato del peregrino y santo se encontraron algunas monedas de oro. 

A medida que la leyenda se fue divulgando se comenzó a seguir en muchos sitios el rito de colocar un billete de escaso valor debajo de los platos con ñoquis, cada 29. Aunque los más tradicionalistas plantean que para que el ritual funcione se deben separar siete ñoquis, ponerse de pie y pedirle a cada uno un deseo diferente, mientras que el dinero debe quedar guardado hasta el próximo 29, con lo que se garantiza la abundancia.

«febrero es el mes en el que los ñoquis y la tradición faltan (o se reprograman para otro día). Pero este año, es bisiesto, así que da una oportunidad más de comer este plato que todos aman», invita Ballabeni y aclara: «En Broccolino, como todo lugar italiano, los gnocchis se preparan solo los 29 de cada mes. Tenemos de espinaca y de papa, que se pueden combinar con más de 25 salsas, u optar por una selección, donde vienen cuatro medias porciones: dos de verdura y dos de papa en un plato dividido por dos panes caseros en forma de cruz elaborado en el momento y servidos con cuatro salsas diferentes, las más tradicionales, de pesto, crema, carbonara, bolognesa y pomodoro».

Para los que eligen comer fuera de casa, en cada ciudad y pueblo del país, siempre hay algún lugar que nos ofrece la posibilidad de disfrutar un buen plato de ñoquis cada 29. En la Ciudad de Buenos Aires, las guías, los influencers y el boca en boca dicen que junto a Broccolino,  los que sirven en Cucina Paradiso, el local de Donato de Santis, son imperdibles, y que otra opción que no falla son los ñoquis de espinaca con salsa filetto de Albamonte, la tradicional cantina del barrio de Chacarita con más de 60 años de historia.

 

Además, para quienes los quieran hacer en casa, probar nuevas recetas y conocer algo más de la historia de los ñoquis y la tradición de los 29, este jueves 29 de febrero a las 13:30hs, 17:30hs, y 21:30 hs canal Gourmet presentará «Los Ñoquis del 29», un especial realizado por Felicitas Pizarro que contará sobre los orígenes y la actualidad de esta tradición e incluirá variedad de recetas y múltiples versiones de cómo hacer este clásico de las pastas.