Literatura

Las estrategias del cómic nacional ante la crisis: resistencia y asociación 

El lunes 22 de enero el Gobierno presentó ante los legisladores una nueva versión de la ley ómnibus, de la que eliminó más de 100 artículos en base a las negociaciones con sectores de la oposición. En el capítulo referido a las políticas culturales dio marcha atrás con el cierre del Fondo Nacional de las […]

El lunes 22 de enero el Gobierno presentó ante los legisladores una nueva versión de la ley ómnibus, de la que eliminó más de 100 artículos en base a las negociaciones con sectores de la oposición.

En el capítulo referido a las políticas culturales dio marcha atrás con el cierre del Fondo Nacional de las Artes (FNA) y con una reducción de las modificaciones al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), que mantiene su asignación específica de fondos y conserva los alcances del Fondo de Fomento Cinematográfico.

Con relación al Instituto Nacional de la Música (INAMU) y a la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP), la modificación pone restricciones presupuestarias para que no superen el 20% de sus ingresos. En tanto, las funciones del Instituto del Teatro serán absorbidas por la secretaría de Cultura, lo que, de todas formas, puede implicar que quede más supeditado a los vaivenes políticos.

Si bien las modificaciones no dan cuenta completamente de los planteos realizados por los distintos sectores que tienen relación directa con esos organismos, en el caso de las editoriales, librerías independientes y todo el ecosistema del libro la situación continúa sin modificarse ya que el nuevo texto no da cuenta de ninguno de los planteos realizados por el sector e insiste en la derogación de la Ley 25.542 de defensa de la actividad librera, que establece un precio único de venta del libro.

En este contexto, algunos eslabones específicos, como la industria de la historieta nacional, suman un golpe más que amenaza su supervivencia, ya en jaque por la crisis del papel y la suba de los insumos post devaluación.

Para conocer la situación del sector, sus historias, y las perspectivas que les genera esta situación Palabras dialogó con Joni Crenovich, responsable junto a Martín Mazzeo, de “Liberá la Bestia” y con Santiago Sánchez Kutika, uno de los fundadores de la cooperativa especializada en novela gráfica “Hotel de las Ideas”.

Liberá la Bestia Tienda online de Libera la Bestia

Joni y Martín se conocieron estudiando cine, tuvieron una productora, crearon decenas de guiones, la empresa no prosperó y cerraron, pero siempre siguieron en contacto y en cada reunión muchas de esas historias no realizadas volvían a ser un motivo de charla.

“Somos personas a las que les gusta contar historias, ahí está el punto en común entre el cine y la historieta, además que los dos somos lectores. Así surgió la idea de explorar ese campo y continuar contando historias adaptando lo que sabíamos hacer para narrarlo ahora en viñetas.

Nuestra primera publicación fue en 2018, cuando luego de dos años largos de mucho aprendizaje y trabajo, entendimos que ya estábamos preparados para largar Libera la Bestia, le cuenta Crenovich a Palabras.

“Creo que llegamos bastante lejos, porque “Manta”, nuestro primer proyecto, es bastante ambicioso: una serie que tiene 11 libros, una precuela, un libro cero, y 10 tomos. Y la verdad que hacer libros a color, continuados, es complicado. Ya estamos próximos a editar el séptimo libro, y además, en estos años también empezamos a editar a otros autores”, continúa.

Para Libera la Bestia la situación actual es incierta e injustificada, especialmente la posibilidad de cancelación del FNA, que fue el fondo con el que pudieron iniciar su primer proyecto. 

“El Fondo Nacional de las Artes fue el espacio que encontramos para dar inicio a todo esto, después, continuamos a través de la venta de los libros, recorriendo eventos, hasta lograr poner en funcionamiento la rueda que nos permitió continuar editando hasta el día de hoy.

La pandemia nos golpeó mucho, nuestro principal contacto con los lectores eran los eventos, y a eso se le sumó la crisis internacional del papel, así que en términos económicos viene difícil, todo el tiempo estás revisando decisiones editoriales, porque no podés afrontar los costos.

Hoy, con este panorama y esta nueva ley, nuevamente tenemos que sentarnos a repensar cuáles son las armas que nos quedan para reinventarnos”, explica Crenovich

“Yo entiendo que al gobierno no le interesa fomentar este tipo de movimientos culturales, creo que más allá del déficit cero y cómo llegar a eso, hay ciertos perfiles de gobierno que tienen interés por mantener ciertas cosas y hay otros que no. Y ahora no hay un interés por mantener los movimientos culturales”, asevera el editor. 

Igualmente, frente a un contexto complejo, Libera la Bestia planea durante este año lanzar el séptimo libro de «Manta» y reeditar el volumen 3 de “El último recurso”, que salió el año pasado en una tirada muy chica.

“Si todo va bien seguiremos con Manta 8. No proyectamos mucho más. Ojalá tengamos margen para hacer más cosas, pero sí tenemos claro que pocas o muchas vamos a seguir haciendo.

Hay días que te levantás y tenés el ánimo por el piso, porque se hace todo bastante cuesta arriba y encontrarte con piedras en el camino y ver que no hay apoyos hace que te preguntes qué sentido tiene todo esto. Lo bueno es que al ratito se te ocurre una nueva idea para contar otra nueva historia. 

Eso le está pasando a todo el mundo, por lo menos a los colegas con los que hablo. Todos van a seguir peleando para no perder los derechos obtenidos y por otro lado, de la forma que sea, seguir haciendo para que no se mate la cultura”, concluye Joni Crenovich.

Hotel de las Ideas Home – Hotel de las Ideas 

Hotel de las Ideas es una cooperativa de trabajo que se constituye en el año 2014, a partir de un proyecto que inició en 2008, integrado por varios guionistas y dibujantes de historieta.

“Nosotros hacemos historieta, novela gráfica, humor gráfico, solamente ese tipo de material, nuestro y de otros autores, pero no de las grandes editoriales, no publicamos Marvel, Disney, ni manga. Hacemos material nacional y algunas licencias de autores independientes franceses, norteamericanos, etc.

Siempre fue bastante difícil, pero venimos creciendo y esta situación claramente nos golpea, porque todas estas medidas afectan a un montón de trabajadores y trabajadoras que son las que compran nuestros libros, ahí hay un gran problema, más allá del específico del sector, porque el ajuste va a pegar mucho en este tipo de consumos”, inicia Santiago Sánchez Kutika

“En este contexto el intento de derogación de la ley del libro, que fija un mismo PVP para diferentes librerías a lo largo de todo el país, es tremendo y no tiene nada de urgente ni de necesario. Si hay alguna cuestión que trae complicaciones al sector del libro no tiene que ver con los precios únicos, sino con cuestiones de producción como el papel, que viene siendo un calvario desde hace unos cuantos años.Lo de derogar el PVP es completamente gratuito”, continúa el editor.

Para Santiago, la medida no es inocente, “está pensada para que existan ciertos ganadores: las grandes librerías y eso termina jodiendo a toda la cadena. Nosotros no estamos escindidos del mercado, trabajamos, queremos que los libros se vendan, poder crecer y publicar a más autores, pero eso no implica desconocer que los libros tienen un valor que no es meramente comercial, son una expresión artística.

La idea de que lo único que vale, incluso para la cultura, es lo que el mercado quiere es súper peligrosa, porque atenta justamente contra la diversidad, en nuestro caso, contra la bibliodiversidad, pero se repite en todos lados”.

“Con el papel venimos luchando hace por lo menos un año y medio. Los precios se van por las nubes, de hecho, los libros aumentaron muchísimo.Los primeros que van a salir este año para la Feria del Libro serán el quinto de «Dora», la saga de Ignacio Minaverry, «Azul», de dos autores que vienen del mundo del teatro infantil,Nicolás Schuff y Martina Trach, y uno de Ian Debiase con historias sobre el Cordobazo.

Tenemos planes como Hotel de las Ideas, pero lo más importante en este momento es asociarse, no quedarse, y seguir luchando, pero no en soledad”, concluye Santiago Sánchez Kutika.