Pl谩stica

La escultura de un artista argentino que se convirti贸 en 铆cono del #MeToo

Una figura femenina desnuda sosteniendo una espada con una mano mientras de la otra le cuelga la cabeza de un hombre es, al menos, inquietante. El movimiento #MeToo en los Estados Unidos la impuls贸 a 铆cono feminista, mientras su viralizaci贸n en redes sociales la llev贸 a un espacio pop up en Nueva York y mujeres […]

Una figura femenina desnuda sosteniendo una espada con una mano mientras de la otra le cuelga la cabeza de un hombre es, al menos, inquietante. El movimiento #MeToo en los Estados Unidos la impuls贸 a 铆cono feminista, mientras su viralizaci贸n en redes sociales la llev贸 a un espacio pop up en Nueva York y mujeres se la han tatuado.

Su autor, el argentino Luciano Garbati asegura que no fue su intenci贸n cuando la model贸 en 2008, pero desde hace meses recibe en su m贸vil conmovedoras y cat谩rticas expresiones de mujeres de diferentes geograf铆as.

鈥淭ropec茅 con la foto de su escultura de Medusa triunfante cargando la cabeza de Perseus y me enamor茅 de ella. Quisiera tatuarme esa imagen鈥, le escribi贸 por email Mia Halsey. Con similar emoci贸n lo expres贸 Jessica Nelson en Facebook: 鈥渆stoy feliz y estoy llorando. Es como si alguien realmente comprendiera aspectos inconceptualizables del ser mujer鈥. 鈥淓lla es medicina para m铆 en este momento de clima de violencia de g茅nero en el que vivimos鈥, indic贸 Lisa tambi茅n por redes sociales desde Canad谩.

El cambio de perspectiva del mito de la Medusa con el empoderamiento de la f茅mina desnuda, pero sin sexificaci贸n alguna, alerta al observador. La mirada de la mujer est谩 determinada. Ella mira hacia adelante advirti茅ndole, quiz谩s, a Poseid贸n o Atenea, responsables de su desgracia, que su determinaci贸n est谩 intacta: seguir谩 peleando, a煤n con el miedo que la vibraci贸n de su rostro. Apoyada en su pierna de atr谩s no se muestra con voluntad de perseguir a nadie.

La obra de Garbati fluye entre las escuelas manierista y barroca, y la transformaci贸n de formas humanas de acuerdo con alg煤n concepto abstracto. 鈥淓l poder de la mirada est谩 presente desde mi infancia, y de los ojos en particular por varios motivos. Porque mi abuelo era oftalm贸logo y me ense帽贸 a dibujar. Porque mi nombre, Luciano, viene de Luc铆a que, en la iconograf铆a cristiana, Santa Luc铆a es la santa patrona de los ojos, y es m谩s representada por tener los ojos en sus manos鈥, reconoce.

Garbati vive y trabaja en Buenos Aires, donde naci贸 hace 45 a帽os, estudi贸 en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrred贸n y en la Escuela Superior Ernesto de la C谩rcova, pero continu贸 su formaci贸n en los famosos talleres de los 芦pasadores禄 de Carrara donde los maestros de la escultura copian obras cl谩sicas en m谩rmol. En 2001 obtuvo una beca del Fondo Nacional de Artes que lo llev贸 a completar el Master in Scultura en la Rome University of Fine Arts (RUFA).

鈥淐uando profundic茅 en la mitolog铆a griega, Medusa inmediatamente me llam贸 la atenci贸n. No me era ajena porque en mi infancia viv铆 con mi familia a pocos kil贸metros de Florencia, donde ve铆a el Perseo de Cellini con la habitualidad con que se convive con obras de arte en Italia鈥, agrega el escultor quien entre otros trabajos es el autor del mausoleo del expresidente Ra煤l Alfons铆n (2009) en el cementerio de La Recoleta de Buenos Aires y del monumento que lo recuerda en su ciudad natal, Chascom煤s, en bronce de dos metros de alto (2011).

MWTH: Medusa With The Head

Medusa, 2.25 metros de alto, en resina poliester, estuvo expuesta del 19 de noviembre al 7 de enero pasado en el espacio de Bowery 263 en el sur de Manhattan. La neoyorkina Bek Andersen -fot贸grafa y especialista en Artes graduada en Yale- encontr贸 a esta singular Medusa scrolleando Instagram y por la misma red social se contact贸 con su autor para curar Medusa With The Head en un espacio multifuncional que devino en exposici贸n de arte por algunas semanas.

El mito griego de la Medusa

La hermosura de Medusa cautiv贸 a hombres y a dioses, incluso a Poseid贸n, el dios de los mares, quien la tom贸 por la fuerza en el templo de Atenea. 脡sta, muy enojada por la profanaci贸n de su lugar sagrado, castiga a Medusa haciendo que de su cabello broten v铆boras.

Aunque v铆ctima de la violaci贸n, Medusa sufri贸 las consecuencias y se convirti贸 en un monstruo tel煤rico que ten铆a la maldici贸n de transformar en piedra a todo aquel que se le quedara mir谩ndola fijamente a los ojos. Denigrada por los dioses, temida y odiada por los hombres, fue expulsada y mandada al exilio.

El semidi贸s Perseo decapita a Medusa y utiliza su cabeza para transformar en piedra a sus enemigos hasta que se la entrega a Atenea para su escudo.