Literatura

Leonora Djament: “La cultura, el acceso a la lectura, la creación artística, el pensamiento no tienen que estar librados a leyes de mercado”

Este jueves 28 de diciembre más de 300 editoriales de toda la Argentina confluyeron en un comunicado que advierte a la opinión pública sobre los riesgos de derogación la ley 25.542, de Defensa de la actividad librera, tal como plantea en su articulado el proyecto “Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad […]

Este jueves 28 de diciembre más de 300 editoriales de toda la Argentina confluyeron en un comunicado que advierte a la opinión pública sobre los riesgos de derogación la ley 25.542, de Defensa de la actividad librera, tal como plantea en su articulado el proyecto “Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos”, enviado por el presidente Javier Milei al Congreso el miércoles 27 de diciembre.

Específicamente, el artículo 60 de la denominada “ley ómnibus” establece: “Derógase la Ley N° 25.542 de precio uniforme de venta al público de libros”. Una norma que, justamente, al fijar ese precio único, lo que busca es proteger a las pequeñas y medianas librerías, los eslabones más débiles de toda la cadena de valor del libro, frente a los grandes actores como cadenas o supermercados.

Para conocer el estado actual de este conflicto, las acciones a seguir, y el contexto en el que la derogación de esta norma se inscribe, Palabras dialogó con Leonora Djament,  directora editorial de Eterna Cadencia Editora. 

¿Cómo surge este comunicado advirtiendo sobre los riesgos de derogar la ley de Defensa de la actividad librera?

Cuando prácticamente todos los colegas al mismo tiempo leímos que en la ley ómnibus estaba incluida la derogación de la 25.542 empezamos a conectarnos muy rápidamente y a pensar de qué manera actuar frente a esta situación gravísima.

Por un lado, con un grupo de colegas que armamos Los Siete Logos, con quienes nos juntamos hace muchos años ya en la Feria del Libro en un stand colectivo y, paralelamente, los editores de Godot y organizadores de la FED, de la Feria del Libro Independiente, también empezaron a pensar estrategias y llevaron adelante muy rápidamente este comunicado que firmamos una numerosa cantidad de editoriales y librerías independientes. 

Junto a eso estamos hablando con la Cámara del Libro, que es la entidad que nos nuclea, para tener reuniones con quienes correspondan del Gobierno para tratar este tema, porque esto no se soluciona solamente con acciones en las redes o comunicados. Estamos en estado de alerta y movilización para ver cómo sigue esto.

¿Cuáles son los principales peligros que conlleva la derogación de la Ley?

La ley sobre todo lo que establece es un precio fijo del libro, los editores somos quienes ponemos lo que llamamos en la jerga un PVP, y el libro se vende al mismo precio en una librería céntrica de la Ciudad de Buenos Aires, en la de un barrio, o en una ubicada en la provincia de Salta, por ejemplo. 

Esto es importantísimo porque, de lo contrario, las grandes superficies, las cadenas de librerías que en general compran muchos más ejemplares que las librerías chiquitas, independientes, de barrio, pueden adquirir esos libros a las editoriales con mayores descuentos y, por lo tanto, ofrecer esos libros con mayores descuentos al público, haciendo que los lectores vayan a las grandes superficies y no a las librerías independientes. 

Y si bien alguien puede decir: “Pero qué bueno, porque a lo mejor el precio de los libros va a bajar”, en realidad lo que esto termina provocando es el cierre de las librerías independientes, de cercanía, de barrio, que son las que ofrecen mayor variedad o bibliodiversidad. 

Hablar de grandes superficies, es una distinción un poco maniquea, pero me parece oportuna en este contexto, porque las grandes superficies sobre todo lo que venden son el best seller, el libro que está de moda, la novedad, el libro que salió este mes, el mes pasado, el mes anterior pero probablemente cueste más encontrar un libro que salió hace ocho años, un libro que salió hace veinte años, un libro que se va vendiendo a cuenta gotas, pero que es fundamental en términos literarios o en términos de investigación para estudiantes, para docentes, etc. 

Esos libros de baja rotación son fundamentales en términos culturales, en términos políticos, económicos, estéticos, y son los libros que, al venderse menos, muchas veces solo están en las librerías independientes. Entonces, obviamente, si las librerías independientes quiebran y desaparecen, se ve afectada la bibliodiversidad cultural, el acceso democrático a la diversidad de temáticas, de libros, de autores, etc.

¿Y qué puede pasar con las editoriales independientes ante una situación como la que describís?

Por supuesto, el siguiente paso es el cierre también de las editoriales independientes, que somos quienes publicamos esa diversidad. 

No estamos haciendo suposiciones, esto ya ocurrió en la Argentina antes de la creación de esta ley, y vimos las consecuencias. Esto ya sucedió en el mundo también, por eso esta ley ya existe en muchísimos países de América Latina y de Europa, que han visto los retrocesos en términos culturales, en términos de lectura, en términos estéticos, políticos, ideológicos que se producen cuando no existe esta ley.

¿Y qué pasa con los autores?

Justamente, otra gran cuestión que resuelve la existencia de la ley tiene que ver con los autores, ya que ellos cobran el 10% del precio de venta al público en términos de regalías por su trabajo, y sin ese precio fijo no tienen un marco claro sobre qué cobrar. Pueden llegar a cobrar regalías sobre un precio menor, o verse obligados a negociar punto a punto cuánto les corresponde, lo que es una locura absoluta.

¿Crees que los canales institucionales van a tener éxito para encargarse de resolver este tema? 

Todavía es muy temprano para saberlo, simplemente, como expresión de deseo, quiero creer que esa posibilidad existe, porque además el intento de derogación de la Ley en defensa de la actividad librera es una de las aristas de otros intentos de retroceso en términos de leyes y derechos adquiridos en ámbitos como el teatro, la creación artística en general, la producción cinematográfica, las bibliotecas populares, etc. 

En ese marco es importante reafirmar que la cultura, el acceso a la lectura, la creación artística, el pensamiento no tienen que estar librados a leyes de mercado, como les gusta decir a los liberales y neoliberales, sino que son herramientas fundamentales para el desarrollo de las sociedades democráticas, y que ese es el debate que cruza y unifica todas estas situaciones particulares.

El comunicado

 ¿Por qué derogar la ley de Defensa de la actividad librera es una mala idea?

1.

¿Sabés que la ley 25.542 de precio uniforme de venta al público y de Defensa de la Actividad Librera establece que los editores deben fijar el precio de venta de los libros y que debe ser el mismo en todos los puntos de venta?

2.

¿Por qué es importante? Al establecer un precio único para toda la cadena de venta, se pone el acento de la competencia en la atención al público, la recomendación y selección de los libros y no en el descuento que se puede hacer en base al poderío económico. La ley parte de la premisa de que las librerías son espacios fundamentales de la vida cultural y en la cadena de valor del libro.

3.

Uno de los malentendidos más comunes es que, si se elimina la ley de precio fijo, el precio de venta al público cae, lo cual ha resultado falso en varios países. 

4.

En un principio, vemos ofertas de los grandes jugadores que pueden acceder a comprar mayor cantidad de unidades, por ende con mayor descuento, y trasladan ese descuento al público. Ganan cuota de mercado y disminuyen drásticamente la cuota de los pequeños jugadores hasta hacerlos desaparecer o marginar su rentabilidad. Liberados de una competencia fuerte, vuelven a subir los precios. A mediano plazo no funciona.

5.

Los jugadores de mayor tamaño obtienen un gran descuento de parte de las editoriales en un primer momento porque ofrecen comprar volumen; luego, cuando han monopolizado una cuota de mercado mayoritaria, retiran ese descuento (caso Amazon) y fijan un descuento menor ante la falta de competencia. Este ciclo se observó en varios países. 

6.

Hay una estrecha relación entre los países que tienen ley de precio fijo y un robusto entramado de librerías independientes. Es el caso de España y Argentina.

7.

No es casual que países que promueven al libro como bien cultural fundamental y poseen mercados editoriales desarrollados y diversos, tengan un extendido consenso acerca de la protección de las pequeñas y medianas librerías, como es el caso de Alemania, Corea del Sur, España, Italia, Japón, México, Noruega, etc. En Argentina, el consenso a favor de esta ley es ampliamente mayoritario.

8.

Al empezar a cerrar las librerías independientes, desaparecen los puntos de venta de las pequeñas editoriales. Luego desaparecen las pequeñas editoriales.

9.

Las compras a gran escala suelen favorecer y financiar los libros de mayor rotación en detrimento de la bibliodiversidad. Es decir que se exhibirán solo los libros que se venden más. La falta de exhibición genera una menor venta, lo cual a su vez disminuye la rentabilidad de un negocio pensado a escala. 

Firmamos: Feria de Editores (FED), Godot, Carbono, Gourmet Musical, Chai, Centro de Estudios y Políticas Públicas del Libro (UNSAM), Cámara de Librerías Independientes (CALI), Big Sur, Sigilo, Céspedes, Pequeño Editor, Trabajadorxs de prensa del libro, Blatt & Ríos, La Parte Maldita, Maten al Mensajero, Mardulce, Madreselva, Entropía, El cuenco de plata, Marciana, La bestia equilátera, Limonero, Eterna Cadencia, Metonimia Libros, Notanpuan, Corregidor, Dobra Robota, Caja Negra, Beatriz viterbo, Siglo XXI, Hotel de las ideas, Fera, Motus, Gamon, Videos, Galería, Hwarang, Ampersand, Niño, Katz, Alto pogo, Cooperativa TyPEO (Territorio y Producción Editorial Organizada), Rara Avis, Muchas Nueces, Ripio, La Libre, Astier, Del Signo, Culmine, El Colectivo, Hasta Trilce, Ubu, Le Monde, Capital Intelectual, Concreto, Abran Cancha, La Pollera, Gould Libros, MalaTesta Libros, Mandolina Libros, El Jaúl Libros,  Fiordo, Conejos, Medio Pan y Un Libro, Lúdico Ediciones, Librería Aguilar, Delibooks, Mascaró, Otras Orillas, Ocio, Mendel, Ojo de poeta, Malisia, EME Editorial, Viva el Libro, Encuentro Libros, Pez Negro, Fedro Libros, Librería en Urano, Cuarto Propio Libros, La Libre, EDITA, Club Hem, Pixel, Fa Editora, Filosurfer, Tercera Persona, Atlántica Libros y Café, City Bell Libros, Al Margen, Fondo de Cultura Económica, Librería del Fondo Arnaldo Orfila Reynal, Arte a babor, Erizo Ediciones, Magia Libros, Yuna Libros, Cariño, Nuria, Los Galgos, Salta el pez, Pez Negro, La Coop, Calibroscopio, Fetiche Libros, Club Editor, El Juguete Rabioso, Paradoxa Libros, Mandrágora Libros y Cultura, Adriana Hidalgo, Club Editor