Entrevistas

Hernán Casciari “Este año vamos a abrir la puerta del teatro comercial autofinanciado. Ese va a ser nuestro nuevo desafío”

Hernán Casciari, escritor y fundador de la Comunidad Orsai, uno de los proyectos autogestivos pioneros y más relevantes de nuestro país, se prepara para sumar propuestas de teatro comercial en la calle Corrientes como iniciativa de la Comunidad, que ya produce exitosos contenidos editoriales, cine y series. Antes, hará una gira por Europa y América […]

Hernán Casciari, escritor y fundador de la Comunidad Orsai, uno de los proyectos autogestivos pioneros y más relevantes de nuestro país, se prepara para sumar propuestas de teatro comercial en la calle Corrientes como iniciativa de la Comunidad, que ya produce exitosos contenidos editoriales, cine y series. Antes, hará una gira por Europa y América Latina, leyendo cuentos y seguramente seguirá disfrutando del éxito de Muchachos, el documental producido por Orsai, que se consagró como la película argentina más vista en 2023 en los cines. 

Para conocer un poco sobre este exitoso final de año, indagar en los proyectos que se vienen, y tener su opinión en torno a ciertos debates que hoy atraviesan al mundo de la cultura local, Palabras dialogó con Hernán Casciari.

Antes de meternos en este 2024, contame cómo fue para vos que “Muchachos la película de la gente” se haya consagrado como el documental más visto de la historia del cine argentino, y récord absoluto de taquilla, ¿esperaban este éxito? 

Fue nuestro objetivo, más que esperarlo, el éxito fue algo que intentamos construir. La película tiene ciertos silencios, que están previstos porque sospechábamos que la gente ahí iba a estallar, por ejemplo. Imagínate si hubiera sido un fracaso, y hubieran ido cuatro personas al cine…esos silencios nos hubieran dado vergüenza, realmente sospechábamos mientras la hacíamos que iba a estar lleno el cine y que la gente iba a estar desaforada.

Igualmente, en este caso puntual, tampoco me voy a hacer el genio, chocar esta película hubiera sido de novato: Se cumplía un año del campeonato , la gente está emocionada desde hace un año, estaba transitando un diciembre espantoso, y le estabas dando un recuerdo hermoso, un recuerdo futbolístico,  de lo que más nos importa como superficiales que somos en la vida.

¿Cómo vas a chocar una película así? Es muy difícil. Tampoco voy a hablarte bien del guión, todo se trataba de seguir más o menos las reglas, y hacer lo que había que hacer: ponerle palabras un poquito chauvinistas, un poquito demagógicas para hacer que el efecto suba. No es tan difícil. Tengo 52 años, si no se realizar eso me tengo que escapar a otro país. Me siento orgulloso de cosas más complicadas, esta no fue tan difícil. 

¿De qué te sentís orgulloso? 

Creo que si me pongo un poco las pilas puedo entender a más de un target al mismo tiempo, puedo contarle algo a más de un target al mismo tiempo, y no de fútbol, el fútbol es un gran conector en donde los diferentes targets se ponen atentos porque entienden el contexto. Si yo viviera en Canadá, a un cuento le pongo un poco de hockey sobre patines y se entiende mejor. En Argentina le pongo un poco de fútbol y va. Pese a eso, yo no tengo muchos cuentos sobre fútbol, de 600 cuentos tengo 6, pero prenden como leña seca. Es increíble como prende el fútbol, pero mis premios interiores son con temas que no son de fútbol, donde puedo hacer que un chico de 7, una señora de 90, un intelectual de 45, y un tipo cualquiera de 52 se enganchen.

¿Ahí está la pasión y el desafío? 

No, ahí está lo único que sé hacer. No es una elección. Es mi limitación. Ser popular es una limitación.

    Tu fin de año llegó también con una  polémica en X, que luego levantaron bastantes medios, por unas declaraciones  que hiciste en una entrevista donde decías algo así como :  “Yo no creo en la literatura. Ni mucho menos que se lea” ¿Cómo fue eso? ¿Hacías un contrapunto entre escritura y oralidad?

 No estuve muy atento, porque justo cuando ocurrió ese recorte, fue la semana más fuerte de prensa de “Muchachos” Me hubiera gustado estar muchísimo más presente chicaneando, yo no discuto, yo hago chistes. Pero no pude, sí aproveché para lanzar una promo y poner todos mis libros a mitad de precio mientras me seguían puteando en Twitter. 

Me parece bien esto de plantear el debate en términos de escritura y oralidad porque de eso hablaba en la entrevista, pero muy poquitos entendieron dónde estaba el debate, la mayoría se quedó en lo superficial, cosa que confirma que la gente ya no sabe leer. 

Hay un texto mío que en un párrafo dice: “no me importa el fútbol” y en el párrafo siguiente dice: “Lo único que me importaba era charlar con mi viejo”, la conexión que teníamos con mi viejo. Si vos ves el párrafo 1, donde solo dice “no me importa el fútbol», se entiende una cosa, pero si conectas el párrafo 1 con el 2, el 3, el 4, totalmente otra. 

Por eso digo que no se sabe leer. Porque se recorta fuera de contexto. Yo entro al juego sin ningún problema. No me estoy quejando de eso. Me divierte que se descontextualice todo. Pero mi punto en la entrevista que mencionás era que creo que volvimos a un momento en donde la oralidad tiene muchísima más fuerza que el libro. 

El tema de la oralidad también tiene que ver con poder escuchar al otro, y hay ciertas generaciones, no justamente las más jóvenes, que tenemos graves dificultades con eso 

Porque sabemos leer. A mí me parece que todo se circunscribe a algo que nadie está diciendo en voz alta porque es medio complicado, pero realmente muy pocas personas saben leer. Muy pocas personas saben entender en un párrafo sin entonación oral que se está tratando de una ironía, por ejemplo. 

¿Y no crees que eso es una pérdida, que no incentivar la lectura tiene implicancias importantes en términos de capacidades culturales?

No, porque lo mismo, exactamente lo mismo, pensaba la gente de 50, cuando un Gutenberg de 34 inventó la imprenta: “Vamos a dejar de poder memorizar”, “Nuestros hijos no van a poder memorizar, que es lo mejor que tenemos”, “Ahora, que se pueden copiar los textos uno atrás del otro, nuestros hijos van a ser estúpidos”.

Todo el tiempo se dice algo malo sobre lo nuevo, no aprendemos, y llegamos a una cierta edad y empezamos a despotricar contra las cosas que van a seguir, cuando lo único que pasa es que nos vamos haciendo viejos. No pasa otra cosa.

¿Y cómo es eso de hacerse viejos? ¿Cómo es para vos esto del paso del tiempo? 

De la cabeza súper bien, del cuerpo no tanto. Me gustaría haber incentivado tanto el cuerpo como la cabeza. Estoy en la etapa que cuando me levanto hago ruido, cada vez que me levanto de cualquier lado hago ruido. Pero de la cabeza bien, no reconozco achaques todavía, y respecto a lo laboral, hago lo que me divierte desde hace un montón de tiempo. 

¿Cómo te llevas con este país? Porque, tal vez,  parte de lo que pasó con esa polémica es que justo llegó en un momento muy cruzado por el debate sobre las responsabilidades de lo público en la educación, la cultura, etc. 

Ojalá que la polémica se hubiera dado entre personas que una semana antes estaban hablando de eso, pero no fue así, se dio entre gente que la semana anterior estaba debatiendo sobre Yanina Latorre y Viviana Canosa. La gente que yo leí eran unos giles que no saben entender un recorte. No fue un debate estimulante a nivel intelectual. Fue divertido porque de repente los que estaban hablando de Viviana Canosa y Yanina Latorre empezaron a hablar de literatura, o de algo que podían entender como literatura, pero se diluyó y volvieron a debatir sobre Latorre. 

Luego, en relación al debate sobre lo público, desde hace más de una década que laburamos de manera autogestionada, editamos libros y revistas, producimos películas y series sin pedirle nada a nadie. Pero no es una cosa que empezamos a hacer ahora, sino  exactamente hace 12 años. Siempre fui muy claro con mis políticas culturales. 

¿No crees que eso es una posibilidad personal? 

No,  no es personal. Justamente, desde hace 12 o 13 años, los que no lo hacen tratan de explicarlo diciendo: “Bueno, pero no es extrapolable, eso lo puede hacer él”. Eso es mentira, una mentira del que está cómodo pidiendo.

¿Entonces considerás que el rol del estado en la promoción de la actividad cultural no es central? 

Creo que es absolutamente imprescindible. Yo estoy enérgicamente en desacuerdo con lo que está haciendo Milei. Pero reconozco que la forma que hemos mantenido la intervención del Estado está llena de parches. Enormes parches, donde se enquista algo que no está bueno. En medio de todo lo que teóricamente es maravilloso, se prendieron agentes, personajes, e instituciones nefastas que empezaron a triangular, a incidir, a actuar como peaje. Hay un montón de cosas que se convirtieron en tremendamente espantosas y generaron que el artista se acomodara. Eso a mí no me gusta. 

Pero eso no tiene absolutamente nada que ver con la importancia de que los estados sanos estén presentes en el fomento de la cultura, que me parece invaluable y en donde la Argentina ha tenido méritos enormes. Somos lo que somos en un porcentaje altísimo gracias a determinadas políticas culturales. Si no, no seríamos esto. No podríamos resistir de esta manera.  

Pero al mismo tiempo digo: no seamos talibanes de esas prácticas, no le perdonemos todo a esas prácticas, sin dejar de señalar que lo que está haciendo el gobierno actual es destruir en vez de hacer más eficaz algo, lo que me parece que es un error hijo de la ignorancia. 

¿ Y en este contexto qué se viene para el 2024?

Vamos a seguir haciendo literatura y cine y como novedad vamos a abrir la puerta del teatro comercial autofinanciado. Va a ser un nuevo desafío.  Seguimos con gráfica, literatura, revistas, autofinanciadas, libros, películas autofinanciadas y series que es lo de los últimos años, y ahora vamos a hacer teatro en la calle Corrientes autofinanciado. Creo que va a ser muy divertido. 

Además vamos a empezar a abrir sucursales Orsai en diferentes ciudades de más de 100.000 habitantes que hablan español. Creo que son 24 sucursales en el mundo. Luego voy a hacer un tour internacional, posiblemente el más grande de los que haya hecho. Voy a viajar mucho y a leer cuentos en ciudades del mundo en donde nunca lo hice. 

¿Además de llegar a donde aún no fuiste,qué esperas de encontrar?. 

Unas buenas vacaciones familiares. Nos vamos los 3. En abril vamos a hacer todo España, porque justo en abril cumple años mi hija  que vive allá. Después, en Latinoamérica, como ella no conoce México, vamos a ir… y así con varios destinos. 

¿Puedo decir que Hernán Casciari, no cree en la literatura pero sí en la familia? 

No, pero no por lo de la literatura, sino porque mi vieja seguro va a decir:”Mirá la mentira que está diciendo este, si no me visita nunca”.