Teatro

El zoo de cristal: Tennessee Williams según Mauricio Kartun

El zoo de cristal, la icónica obra del dramaturgo norteamericano, Tennessee Williams,  explora poéticamente las contradicciones al interior de una familia de Estados Unidos en 1930. Verla resulta una experiencia lo suficientemente universal para que cada uno se identifique e inquiete. Pero ¿qué pasa cuando la versiona uno de nuestros grandes dramaturgos? Sucede que se […]

El zoo de cristal, la icónica obra del dramaturgo norteamericano, Tennessee Williams,  explora poéticamente las contradicciones al interior de una familia de Estados Unidos en 1930. Verla resulta una experiencia lo suficientemente universal para que cada uno se identifique e inquiete. Pero ¿qué pasa cuando la versiona uno de nuestros grandes dramaturgos? Sucede que se vuelve absolutamente cercana y propia. Los entrañables personajes pierden cualquier dejo de extrañeza y son casi reales gracias a la mirada de Mauricio Kartun.

Una obra de recuerdos, narrados a partir de la mirada de Tom (Agustín Rittano), que describe los vaivenes de su familia en tiempos de crisis económica. La madre, Amanda (Ingrid, la Pelicori) está obsesionada con el futuro, especialmente el de su hija Laura (Malena Figó) quien le parece que es incapaz de afrontar la vida por sí misma. Jim (Martin Urbaneja) es compañero de trabajo de Tom en una zapatería. Es optimista y en él se deposita “la esperanza” de un futuro para Laura.

La pieza se ha representado muchísimas veces, incluso adaptada al cine. Ahora llegó al Picadero donde Gustavo Pardi dirige muy bien a los actores y todos despliegan su arte de manera contundente y brillante. Pelicori es mágica, como siempre. Rittano es lo suficientemente indescifrable como para que el agobio que produce la situación familiar explote en el momento justo. Figó, logra que los problemas de movilidad de su Laura trasciendan lo físico y se hagan presentes como parte de su personalidad. Lo hace en la medida necesaria para que no resulte grotesco y sea convincente. Urbaneja tiene en sus manos al personaje que romperá el delicado equilibrio de esta familia de cristal, al anoticiarlos que no cumplirá las expectativas que le fueron tácitamente asignadas.

Tennessee Williams trata a sus criaturas con gran benevolencia y empatía. Ir a ver esta versión implica adentrarse en su mundo, pero con la llave de nuestra mirada, modismos y giros. Así cada personaje se incrusta en el corazón de los espectadores y seguramente se volverá parte de sus imaginarios.

Ficha artístico técnica

Autor: Tennessee Williams | Versión: Mauricio Kartun | Ingrid Pelicori: Amanda Wingfield | Agustín Rittano: Tom Wingfield| Malena Figó: Laura Wingfield | Martín Urbaneja: Jim O’Connor | Dirección de arte: Stella Maris Santiago | Diseño de vestuario: Julio Suárez

| Diseño de escenografía: Cinthia Chomski | Diseño de iluminación: Horacio Novelle |Diseño gráfico: Stella Maris Santiago |Música original y diseño sonoro: Silvina Aspiazu | Fotografía: Nacho Lundadei y Federico Sosa | Comunicación y prensa: Mutuverria PR | Asistencia técnica: Ramiro García Zacarías y Matías Noval |Asistencia de producción: Glenda Aramburu | Asistencia de dirección: Carito Krivoruk

| Producción ejecutiva y artística: Alejandra García | Dirección: Gustavo Pardi

Duración: 100 minutos

El zoo de cristal

 Funciones: martes             

Teatro Picadero – Enrique Santos Discépolo 1857

Entradas: https://www.plateanet.com/obra/26680?obra=EL-ZOO-DE-CRISTAL&paso=inicio