Ideas

Debates en torno al uso medicinal de la marihuana y el rol del Estado en su regulaci贸n

Desde inicios de 2016, y como parte de un fen贸meno global, el debate en torno a los usos medicinales del cannabis y su marco normativo聽se instal贸 definitivamente en la agenda p煤blica, pol铆tica y medi谩tica en la Argentina. La visibilidad actual, llega como producto del intenso trabajo de difusi贸n, realizado principalmente por diversas organizaciones de la […]

Desde inicios de 2016, y como parte de un fen贸meno global, el debate en torno a los usos medicinales del cannabis y su marco normativo聽se instal贸 definitivamente en la agenda p煤blica, pol铆tica y medi谩tica en la Argentina.

La visibilidad actual, llega como producto del intenso trabajo de difusi贸n, realizado principalmente por diversas organizaciones de la sociedad civil, que agrupan a familiares de personas que ya usan o necesitan utilizar esta opci贸n terap茅utica, entidades cient铆ficas y grupos acad茅micos, que frente a la cl谩sica visi贸n punitiva postulan la necesidad de encuadrar el debate sobre este tema en el 谩rea de la salud p煤blica.

En ese camino, el pasado mi茅rcoles 19 de octubre, en reuni贸n plenaria las comisiones de聽 Seguridad Interior, Salud y Legislaci贸n Penal de la C谩mara de Diputados de la Naci贸n confluyeron en la emisi贸n de tres dict谩menes en torno a uso medicinal del Cannabis.

El dictamen de mayor铆a, impulsado por Cambiemos, que cont贸 con 37 firmas, propone que se habilite al Estado a investigar sobre las propiedades curativas de la sustancia y a proveer el aceite de cannabis a los pacientes que padecen ciertas enfermedades.

Si bien no tiene fecha de tratamiento en el recinto, en el dict谩men se cristalizaron los consensos posibles. Los desacuerdos,聽hoy giran esencialmente, en torno a la figura del autocultivo y las estrategias para su regulaci贸n.

Pese a que las referencias en torno a las propiedades medicinales del cannabis reconocen antecedentes milenarios, fue a partir de los a帽os 80, con el avance en la investigaci贸n sobre el sistema endocannabinoide que se comenzaron a realizar estudios sistem谩ticos sobre el potencial m茅dico de la marihuana para el tratamiento de diversas patolog铆as.

En torno a los mismos, el 7 de julio de este a帽o, la Administraci贸n Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnolog铆a M茅dica (ANMAT) public贸 un 鈥淚nforme Ultrarr谩pido de Evaluaci贸n de Tecnolog铆a Sanitaria. Usos Terap茅uticos de los Cannabinoides鈥 donde presenta los resultados obtenidos respecto a la eficacia y seguridad del uso medicinal de los cannabinoides para el tratamiento del dolor cr贸nico, n谩useas y v贸mitos debido a quimioterapia, estimulaci贸n del apetito en infecci贸n HIV / SIDA, espasticidad debido a esclerosis m煤ltiple o paraplej铆a, s铆ndrome de Tourette y epilepsia refractaria a los tratamientos convencionales; en pacientes de cualquier edad.

Entre las conclusiones, y solo en relaci贸n a algunas de las patolog铆as mencionadas el informe destaca:

鈥淒OLOR: los canabinoides muestran beneficios leves a moderados para el tratamiento del dolor cuando se los compara con placebo. El THC fumado ha demostrado ser la intervenci贸n con mayor efectividad. El nivel de efectividad de los cannabinoides es dosis dependiente y resultan ser opciones muy 煤tiles cuando se asocian a otras alternativas terap茅uticas.

EPILEPSIA RESISTENTE: se observ贸 una reducci贸n mayor o igual al 50% en la frecuencia de las convulsiones en el 47% de los pacientes tratados con CBD o su asociaci贸n con THC. Puede ser considerada como una alternativa adyuvante en el tratamiento de estos pacientes.

ESPASTICIDAD Y ESPASMOS DOLOROSOS EN EM: especialmente el nabiximols, podr铆a tener un rol importante en el manejo de la espasticidad no controlada con las terap茅uticas habituales.

REDUCCI脫N DE N脕USEAS Y V脫MITOS: fueron 4 veces m谩s efectivos que el placebo para el control de n谩useas y v贸mitos en pacientes bajo tratamiento quimioter谩pico鈥.

Cada uno de esos 铆tems, refleja tambi茅n con una terminolog铆a formal, las miles de historias de vida de familias que encontraron en diferentes terapias en base a cannabis una esperanza y una mejora concreta del estado de salud de alguno de sus miembros y que reclaman que聽 el Estado garantice, o al menos no criminalice, el derecho de sus hijos, padres, abuelos, a acceder a las diferentes alternativas terap茅uticas en base al cannabidol.

鈥淢i hija hace veinticuatro a帽os que padece epilepsia refractaria, le cuenta a Palabras Ana Garc铆a Nicora, presidente de CAMEDA, en 2014, mientras trabajaba en casa, vi un informe de la CNN sobre el caso de聽 Charlotte Fidji, una ni帽a que sufr铆a hasta 300 ataques epil茅pticos a la semana, provocados por el S铆ndrome de Dravet, hasta que la ingesta del cannabinoide CBD logr贸 disminuirlos en un 99%; y como madre y m茅dica me impact贸.

Comenc茅 a investigar, en ese momento no se vend铆a a煤n el aceite de Colorado, y comenzamos con un aceite casero, luego, cuando se autoriz贸 la comercializaci贸n, no lo pod铆amos ingresar, y seguimos as铆 hasta enero de 2015, cuando finalmente pudimos entrarlo legalmente.

Actualmente, mediante un permiso a t铆tulo individual del ANMAT, continuamos con el aceite importado, y mi hija tiene una mejora del 70% en sus crisis, algo que en 24 a帽os no hab铆amos logrado con nada. Adem谩s est谩 conectada con la vida, con los otros, con la realidad鈥.

En ese proceso, del contacto con otros padres, naci贸 Cameda (Cannabis Medicinal Argentina) la asociaci贸n desde la que Garc铆a Nicora se propuso llenar los vac铆os que encontraban los familiares en todas las 谩reas, constituyendo un canal de informaci贸n para unificarlos, y desde la que bajo el lema Educar, Informar, Aprender bregan por un marco legal que los contemple.

Junto a Ana Mar铆a, hasta octubre de este a帽o, el ANMAT hab铆a concedido unas 200 autorizaciones que, bajo el formato acceso de Excepci贸n, permit铆an el聽 ingreso al pa铆s de productos farmac茅uticos conteniendo aceite de cannabis para el tratamiento de las m谩s diversas patolog铆as.

Sin embargo, el pasado 7 de octubre,聽 desde la p谩gina del organismo se inform贸 que en funci贸n de la gran cantidad de consultas y solicitudes 鈥渟olamente se autorizar谩 el ingreso al pa铆s, por la v铆a mencionada, a las solicitudes destinadas al tratamiento de la epilepsia refractaria (denominada as铆 por no responder a los tratamientos habituales) de los ni帽os y adultos j贸venes鈥, medida, en principio, contradictoria con los avances y consensos a los que se comenzaba a arribar en el 谩mbito legislativo.

鈥淒esde el a帽o 2003 se han presentado diferentes proyectos, en torno a la regulaci贸n del cannabis medicinal鈥, le cuenta a Palabras la diputada Karina Banfi, miembro del bloque oficialista. 鈥淧or otro lado, tambi茅n se han mezclado, o se han sumado聽 varios proyectos en torno a la despenalizaci贸n del uso recreativo de la marihuana, que creo ha sido un motivo central por el que no ha avanzado la discusi贸n.

Desde Cambiemos, en principio, analizamos si esto se pod铆a resolver sin modificaciones normativas, porque entend铆amos que con la bater铆a de normas existentes, si la autoridad competente autorizaba se pod铆a resolver. Sin embargo, a medida que avanzamos en las consultas y las reuniones, entendimos que el marco normativo era necesario para dar garant铆as en torno a una agenda que preocupa mucho y que es la lucha contra el narcotr谩fico.

En ese sentido yo creo que el dictamen de mayor铆a refleja la l铆nea posible, toma el tema bajo un encuadre de salud p煤blica y asume que el Estado debe garantizar la continuidad y el seguimiento del tratamiento para los pacientes que necesitan este tipo de terapia, sin caer en las medidas oportunistas que hoy motorizan algunos sectores que fueron 12 a帽os oficialistas, manejaron todos los resortes del Estado, y no dieron ninguna respuesta鈥.

En esa l铆nea la doctora Silvia Kochen, investigadora principal del CONICET, voz de referencia en los debates y reuniones informativas sobre la tem谩tica plantea: 鈥淟a salida del dictamen, para que se trate este a帽o,聽 es un hecho de suma importancia ya que permite concretamente avanzar en la discusi贸n para la聽 legalizaci贸n el uso del cannabis medicinal鈥.

Por otra parte, y espec铆ficamente, en torno a la omisi贸n del autocultivo en la norma, la directora del Centro de Neurociencias Cl铆nica y Experimental dependiente del Instituto de Biolog铆a Celular y Neurociencias 鈥淧rof. E. De Robertis, explic贸: 鈥淓n relaci贸n al autocultivo lo que se debe generar es un control de calidad, como se hace en todos los pa铆ses en que esto est谩 permitido, porque sin control estatal, sin control de calidad sobre lo que se produce, no podemos hablar de salud p煤blica, no se puede autorizar sin establecer esos par谩metros鈥.

Sin embargo, Pamela Vicente, miembro de Mam谩 Cultiva, y madre de Guadalupe, que padece epilepsia, y utiliza el aceite que ella misma produce, no duda en destacar: 鈥淟amentablemente, el dictamen de la mayor铆a nos deja afuera, se est谩 aprobando investigaci贸n cient铆fica, y la provisi贸n por parte del estado, pero obviamente hasta que se resuelva c贸mo cultivar, lo que se va a importar es el aceite, que si bien funciona muy bien para algunos casos, no sirve para todas las patolog铆as como c谩ncer, esclerosis m煤ltiple, etc.

Nosotras necesitamos el autocultivo y ese dictamen no nos contempla. Guada desde que comenzamos el tratamiento, volvi贸 a tener ganas de todo e inclusive de caminar. Hab铆a dejado de caminar, ya no quer铆a pararse, y volvi贸 a tener ganas; ganas de pararse, de dar sus pasitos, se mueve, juega, baja de su cama. Sin embargo, nos hablan de la lucha contra el narcotr谩fico y no pueden entender lo que estamos pidiendo. A煤n frente a hechos como el que te cuento, parece que no pueden ver que no somos narcotraficantes.

Nuestro problema no es conseguir el aceite, no te voy a mentir, sino la ilegalidad a la que nos est谩n arrojando, y por eso, frente a este panorama poco alentador, no tenemos opci贸n que seguir luchando鈥, concluye.

Para Ana Flor Sclani Horrac, becaria de la Comisi贸n de Investigaciones Cient铆ficas de la provincia de Buenos Aires, y experta en geopol铆tica de drogas en Am茅rica Latina, 鈥渕ientras pa铆ses como Uruguay聽 avanzan en la constituci贸n de marcos normativos que dan cuenta de las diferentes aristas del tema, en nuestro pa铆s, los prejuicios y el imaginario en torno a la marihuana plantea escollos muy grandes, sin embargo, el consenso en torno al uso medicinal, es un cambio importante, atendiendo la urgencia de las personas que ya la necesitan, adem谩s de que permite que ese imaginario social vaya cambiando.

Uruguay, agrega Sclani Horrac, tiene una caracter铆stica diferencial que no podemos omitir: desde el a帽o 1974 en adelante no criminaliza el consumo. Entonces es una sociedad distinta a la nuestra la que se puso a pensar la ley, y sin embargo la manera de regularlo que encontraron fue en base a prueba y error, en 2011 empez贸 el debate, en 2013 sali贸 la ley pero reci茅n ahora sale lo de las farmacias, mientras tanto fueron aprendiendo a cultivar mejor y como pa铆s se capacitaron en aquello que ten铆an que聽 regular, algo que evidentemente, falta a煤n en Argentina, pero sobre lo que se est谩 avanzando鈥.

Sin fecha de tratamiento cierta por el pleno de la C谩mara de Diputados, pero con la promesa de que esa instancia llegar谩 en este per铆odo ordinario, Argentina parece definitivamente empezar a generar hechos concretos para dar un encuadre legal al uso medicinal del cannabis, lejos para muchos de la meta, pero tambi茅n avanzando, por primera vez, desde el punto de partida.