Slider

Arturo Puig y Jorge Marrale, juntos dando vida a El Vestidor

A partir del 9 de mayo, en la sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza, Arturo Puig¬†y¬†Jorge Marrale¬†volver√°n a reunirse en un escenario para dar vida a¬†‚ÄúEl Vestidor‚ÄĚ, la magistral pieza teatral de Ronald Harwood, que indaga de un modo profundamente humano en el peque√Īo universo de un elenco teatral que est√° en gira en […]

A partir del 9 de mayo, en la sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza, Arturo Puig¬†y¬†Jorge Marrale¬†volver√°n a reunirse en un escenario para dar vida a¬†‚ÄúEl Vestidor‚ÄĚ, la magistral pieza teatral de Ronald Harwood, que indaga de un modo profundamente humano en el peque√Īo universo de un elenco teatral que est√° en gira en la Inglaterra¬†en medio de la segunda guerra mundial.

Bajo la direcci√≥n de Corina Fiorillo, y con un elenco que completan Gaby Ferrero, Ana Padilla y Bel√©n Brito, la obra retrata las relaciones entre los miembros de una compa√Ī√≠a shakespeariana, y en particular, la que mantienen el protagonista, un consagrado actor ingl√©s, con su fiel vestidor, Norman, en medio de¬†bombardeos, de crisis de salud, de decisiones de continuar o no continuar con las funciones, para hablarnos sobre los distintos tipos de amor y de miedos que tenemos todos.

Para conocer algunos detalles m√°s de esta propuesta, producida por √Āngel Mahler y Leo Cifelli, Palabras dialog√≥ con la directora de la obra.

¬ŅC√≥mo ha sido el proceso de trabajo hasta aqu√≠?¬†

Desde finales de diciembre que estamos trabajando, desarrollando ensayos diarios que han sido encuentros profundos, alegres, y agotadores también, porque la obra tiene eso que tienen los clásicos, donde uno nunca termina de encontrar todo lo que quieren decir, y si seguís ensayando seguís encontrando sentidos y cosas.

Realmente estoy muy feliz porque esta es una obra maravillosa, y agradezco la suerte de poder dirigirla, y también de trabajar con este grupo inmenso de actores. El viaje que hemos transitado hasta aquí ha sido inolvidable, así que entiendo que lo que vendrá a partir de ahora será todavía mejor.

¬ŅY de esos m√ļltiples sentidos y matices, qu√© es lo que m√°s te impacto del texto como directora?

El Vestidor es un texto inmenso, con criaturas muy bien definidas, como Norman, el vestidor, que es una persona que ha entregado toda su vida al servicio de alguien, y que ha construido su amor y su vínculo con él al compás de su admiración.

Tambi√©n tenemos al actor, que es una persona que est√° en un momento muy particular de su vida, y para quien la funci√≥n de hoy es muy especial, hasta el punto que decide hacerla s√≠ o s√≠, afirmando que el teatro est√° m√°s all√° de todo, pero adem√°s, es una persona que est√° rodeada de diferentes tipos de amor: el de su vestidor, el de su mujer, que tambi√©n es actriz, el de su asistente de direcci√≥n, enamorada de √©l de toda la vida; y el de una peque√Īa actriz joven, que con la admiraci√≥n y la pasi√≥n inicial, tambi√©n lo ama de otra manera.

Creo que la obra desarrolla los vínculos entre los personajes adorablemente, y que Puig y Marrale no pueden tener mejor arcilla para esta encarnadura.

Como una referente del teatro off, ¬Ņc√≥mo fue hacer este pasaje hacia el comercial, dirigiendo a actores de tan inmensa trayectoria?

Yo siempre camino de la misma manera, y soy muy fiel a los textos, y desde lo artístico creo que no existen diferencias. Entiendo que la gran diferencia entre el off y el comercial radica en el material, porque hay materiales que pueden ser de interés masivo, y otros que hacen a intereses más puntuales.

Tambi√©n las producciones son distintas, porque aqu√≠ Cifelli y Mahler nos han acompa√Īado permanentemente, mientras que uno muchas veces en el off est√° remando casi contra la corriente, aunque, obviamente, aqu√≠ hay un recupero econ√≥mico que, en general, el off no tiene, aunque √ļltimamente, y gracias a la figura de Claudio Tolcachir, se est√° encontrando una f√≥rmula que en algunos casos permite recupero. Algo que me alegra enormemente porque genera una corriente de p√ļblico que se empieza a mezclar entre ambos circuitos.

¬ŅJustamente, en torno a los p√ļblicos, quienes crees no deber√≠an perderse esta obra?

Creo que el vestidor es una obra que permite que todos nos identifiquemos con alguno de los que están arriba del escenario, porque habla de la vida misma con la excusa de una obra de teatro, donde uno puede ver también la cocina de una función, pero la realidad es que la obra habla de nosotros, de nuestros miedos, de nuestros amores.

Yo siempre digo: mi patria y mis territorios son mis afectos, y creo que al personaje del actor lo definen sus afectos, y a Norman también, porque cuando uno se queda sin el otro pierde su identidad.

Obviamente, aquellos que disfrutan del arte van a encontrar muchos lugares comunes, y se van a reír mucho. Pese a que la obra es un drama, entiendo que nos invita a reírnos de las cosas absurdas de la vida, y yo también apelo mucho al humor, porque creo que hasta los momentos más extremos lo tienen. Realmente, estoy convencida de que esta es una obra de las que llegan al alma, y donde todos los que la vean van a terminar de pie aplaudiendo a estos dos actores gigantes que la protagonizan, y que están allí entregando todo arriba del escenario.

 

El Vestidor se presentará desde el 9 de mayo en sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza, Av. Corrientes 1660. Funciones: Miércoles y jueves, a las 20; viernes, a las 21; sábados, 20 y 22; domingos, a las 20.